San Pellegrino Fruit Beverages

POLENTA FRITA

 

Ingredientes simples en una receta sencilla, la preparación de la polenta frita combina la claridad del agua, el color dorado del maíz y las tonalidades de ámbar del aceite para dar vida a un plato tradicional que sigue conquistando el mundo. 

 

ORÍGENES

 

La polenta es un plato tradicional del norte de Italia, pero se ha transformado en un clásico nacional gracias a su sabor simple, elaborada con harina de maíz y agua, pero lo suficientemente versátil para incluirla en los menús de los mejores restaurantes del mundo. Hacia finales del año 1500, el maíz era un cultivo próspero en Italia y rápidamente se transformó en el ingrediente principal de las comidas de la clase trabajadora.

 

Una alternativa de bajo coste, la harina de maíz se consumía diariamente, en forma de polenta, acompañada por una variedad de ingredientes. ¡La polenta era un plato nutritivo para pobres, pero llegó a las mesas de la aristocracia, como muchas otras recetas italianas, y actualmente es uno de los platos más amados por los famosos chefs internacionales!

 

INGREDIENTES

 

  • 200 g de polenta
  • Aceite de olive extra virgen
  • Sal

 

 

 

 

 

 

RECETA

 

La preparación de la polenta requiere mucho tiempo; se cocina a fuego lento en una caldera, y se mezcla constantemente durante todo el proceso.  Afortunadamente, hoy existen polentas precocidas que facilitan el proceso de preparación de la polenta frita crujiente. 

 

 

PREPARACIÓN

 

Cortar la polenta en rodajas de al menos 1 cm de ancho. Como alternativa, se puede cortar en cubos de 1 cm; los trozos más pequeños se rompen durante la cocción. Secar la polenta con papel absorbente para reducir la humedad. En una cacerola, calentar una cantidad abundante de aceite extra virgen de oliva para freír los trozos de polenta.

 

Cuando el aceite está caliente, sumergir los trozos de polenta – pocos a la vez para mantener el aceite caliente y asegurar un espacio adecuado para que la polenta fría perfectamente.  Freír la polenta por al menos 10/15 minutos hasta que en la parte externa se forme una capa dorada crujiente.  ¡Escurrir la polenta frita y colocarla en papel madera para fritura, condimentar con una pizca de sal y servir cuando aún está caliente! 

 

 

DATOS INTERESANTES

 

También se puede dar sabor a la polenta frita agregando un poco de queso. ¿Cómo? Colocar la polenta frita sobre papel absorbente y agregar un trozo de queso blando encima. ¡El queso se derretirá con el calor y dará lugar a una experiencia de sabor sin igual!