Tarta italiana de espinacas

Zesty Food
Tarta italiana de espinacas

La tarta italiana de espinacas, llamada Torta Pasqualina en italiano, es una tarta alta hecha con espinacas, ricota y huevos, preparada en y durante la Pascua. La receta de la, muy popular, tarta italiana de espinacas se prepara en pocos pasos y los resultados valdrán la pena: como descubrirás ¡tan pronto cortes la primera rebanada! Una hermosa capa de huevos, sobre una base de cremoso queso ricotta , se asienta sobre una capa gruesa de verdes espinacas, apareciendo casi como las nubes y el sol sobre un campo verde, todos cubierto con capas de ligero hojaldre. Prueba nuestra receta paso a paso de la tarta italiana de espinacas y pasa una Pascua diferente.

Read more
Tarta italiana de espinacas

INGREDIENTES

1 molde alto para tarta
 

  • 600 g de harina
  • 350 ml de agua
  • Pizca de sal
  • 35 ml de aceite de oliva
  • 1,5 kg de espinacas o de acelgas
  • 500 g de ricotta
  • 5 huevos
  • 7 huevos, yemas y claras separadas
  • 190 g de Parmigiano Reggiano
  • ½ cebolla
  • Las hojas de 3 ramitas de mejorana, picada
  • Una pizca de nuez moscada rallada
  • Sal y pimienta
  • 25 ml de aceite de oliva

ORÍGENES

Según una leyenda local, el origen de la tarta italiana de espinacas se remonta a cientos de años, con una primera mención que figura en registros del siglo XVII. Es una típica tarta alta de la región Liguria, en el norte de Italia, especialmente de la ciudad de Génova. Llamada Torta Pasqualina, o tarta de Pascua, es una tarta llena de simbolismo: la receta original exige 33 capas de hojaldre para representar los años de Jesús en la Tierra, de acuerdo con la religión cristiana, mientras que los huevos son un símbolo del renacimiento y del comienzo de la primavera. En Italia, las familias preparan la tarta de ricotta y espinaca el Domingo de Pascua, con las sobras que se tendrán para el siguiente Lunes de Resurrección.

Espinacas frescas
Huevos
Queso ricotta
Harina

RECETA

La receta original dice que la tarta de espinacas se tiene que hacer con 33 capas finas de hojaldre. Aquí, como en muchas recetas moderna y simplificadas, sugerimos unas modestas dos capas, que son suficientes para mantener en su lugar el relleno y ser deliciosamente hojaldradas para comer. Ten especial cuidado en no desgarrar el hojaldre al ponerlo en el molde.

Otra sugerencia: en Italia, para el relleno se pueden utilizar tanto las espinacas como las acelgas (o una mezcla de ambas). Intenta conseguir la mejor y más fresca ricotta, será el ingrediente que hará la diferencia.

PREPARACIÓN

1. Prepara el hojaldre: tendrás que preparar cuatro capas de hojaldre, dos para la base y dos para cubrir la tarta. Pon la harina en un bol grande. Disuelve la sal en agua y añádela a la harina, agregando seguidamente el aceite.

2. Trabaja la mezcla en el bol hasta conseguir una masa uniforme. Una vez que los ingredientes se han mezclado bien, pasa la masa sobre una superficie ligeramente enharinada y amasa ligeramente durante unos minutos hasta que la masa esté suave y elástica.

3. Divide la masa en cuatro partes: 2 más grandes de alrededor 300 g cada una, y las otras 2 más pequeñas de unos 180 g cada una. Ponlas en una fuente para hornear forrada, cubre con un paño limpio y húmedo y déjalas reposar en la nevera durante una hora.

4. Prepara el relleno: calienta una sartén grande, pon aceite. Cuando está caliente, agrega la cebolla y sofríe hasta que se vuelva transparente. Añade las espinacas y/o las acelgas, sazona con sal y pimienta y cocínalas unos minutos hasta que se ablanden. Retira del fuego, pásalas sobre una tabla de cortar y pícalas finamente.

5. Pon la mezcla de espinacas en un bol grande. Añade 2 huevos, 50 g de queso rallado, mejorana picada, sazona con sal y pimienta y mezcla bien.

6. En un bol aparte, pon la ricota y utilizando una batidora ablanda el queso. Añade 3 huevos a la ricota y bate bien. Espolvorea 90 g de queso rallado, una pizca de nuez moscada, una pizca de sal y bate para mezclarlo todo bien.

7. Aceita un molde para tarta de 30 cm con base separable. Toma los 300 g de masa de hojaldre y ponla sobre una superficie ligeramente enharinada, con un rodillo extiende la masa hasta conseguir una hoja fina. Levántala con cuidado y ponla sobre el molde, bájala hasta la base de manera que la cubra toda, incluyendo los lados del molde. Pincela la superficie con aceite. Repite las operaciones con los otros 300 g de masa, pon la segunda capa encima de la primera. Deja que el exceso de masa cuelgue por los lados.

8. Recoge el relleno de espinacas y extiéndelo de forma uniforme sobre la capa de masa. Añade el relleno de ricota encima de las espinacas y alisa la superficie. Con una cuchara, haz 7 pequeños hoyos sobre la capa de ricotta, y pon sobre estos las yemas de huevo, una por una.

9. En un bol mediano, bate ligeramente las 7 claras de huevo con una pizca de sal hasta que queden ligeras y espumosas. Viértelas sobre las yemas y la ricotta. Espolvorea encima el resto del queso rallado.

10. Coge la pieza de masa de 180 g y extiéndela fina sobre una superficie enharinada. Cubre la tarta, dejando que el sobrante cuelgue por los lados. Pincela con el aceite y luego repite las operaciones con la última pieza de la masa.

11. Ahora, los toques finales: coge el exceso de masa de las 4 capas que cuelga de la tarta y, dejando unos 2 cm de exceso de masa alrededor del borde, corta el resto con un cuchillo afilado. Coge la masa colgante, únela pellizcándola y ponla dentro del molde de la tarta para crear un borde alrededor de la tarta. Si quieres, puedes utilizar las puntas de un tenedor para remachar el borde.

12. Pincela con aceite toda la superficie. Pon la tarta en el horno previamente calentado a 180°C y hornea durante unos 55 minutos. Deja que la tarta se enfríe por completo dentro del molde. La tarta de espinacas se puede mantener tapada en la nevera durante 3 días. 

DATOS INTERESANTES

Los sencillos ingredientes de esta tarta italiana de Pascua pueden hacer que parezca apenas digna de una celebración importante. Sin embargo, la historia demuestra que la Tarta de Pascua tiene un papel muy especial en la cultura italiana. Esto es porque los huevos, la acelga y la ricota o prescinsêua (este último es el ingrediente típico que se encuentra casi exclusivamente en la región Liguria) eran alimentos muy caros en el pasado, utilizados sólo para las ocasiones más especiales del año. Afortunadamente para nosotros, la mayoría de estos ingredientes se pueden encontrar fácilmente en tiendas locales, así que tómate un poco de tiempo este fin de semana y prueba a hacer con tus manos esta receta Italiana de Pascua.