San Pellegrino Fruit Beverages

FARINATA

 

Un primo cercano de la Focaccia, los principales ingredientes de la Farinata son los garbanzos y el agua. No obstante la sencillez de la receta, ofrece un auténtico y verdadero sabor complejo, lo que la convierte en un acompañamiento ideal para los aperitivos italianos ¡digno de paladares finos!

 

 

ORÍGENES

 

La Farinata de garbanzos tiene orígenes antiguos que datan del siglo XIII, la época en que los barcos eran impulsados por la fuerza del viento y los brazos de los remeros. Los alimentos almacenados en la despensa del barco durante las travesías consistían principalmente en legumbres, como los garbanzos, que se conservan bien y no son propensos a degradarse.

Durante la Batalla de Meloria, que tuvo lugar en torno al 1284, uno de los barcos más grandes se vio embestido por una tormenta terrible y perdió muchos miembros de su tripulación.

 

Después de la lluvia, el sol salió de nuevo pero la bodega donde se guardaban los garbanzos estaba completamente inundada por el agua de mar. Los marineros, cansados y hambrientos, se comieron la patilla de garbanzos y agua, pero muchos de ellos se negaron a hacerlo. Después de unos pocos días, impulsados por el hambre, incluso aquellos que habían sido reacios a comer la primera papilla de aspecto desagradable, se vieron obligados a hacerlo para sobrevivir. La mezcla de agua y garbanzos, dejada al sol durante unos días, había formado una corteza dorada y el sabor era muy agradable. De esta manera se hizo ¡la primera Farinata!

INGREDIENTES

 

  • 300 g de harina de garbanzos
  • 900 ml de agua
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RECETA

 

Sencilla y deliciosa, la Farinata es una de esas recetas que se puede servir en cualquier momento del día, como plato principal o como aperitivo con embutidos, queso y aceitunas. Ésta es la receta tradicional para hacer una auténtica Farinata italiana.

 

 

PREPARACIÓN

 

Verter el agua (a temperatura ambiente) en un bol y, a continuación, espolvorear la harina de garbanzos, revolviendo todo el tiempo para evitar que se formen grumos. Dejar la masa reposar en un lugar fresco durante una noche y, a continuación, eliminar la espuma que se ha formado en la superficie y darle otra buena mezcla antes de añadirle algo de aceite de oliva virgen extra.

 

Verter la mezcla de Farinata en un molde para horno bien engrasado, sazonar la superficie con algunas ramitas de romero y sal antes de su cocción en el horno a 180°C durante 20 minutos.

 

 

DATOS INTERESANTES

 

Para darle un toque extra a la Farinata, una vez cocida, sazonarla con sal gruesa. Un simple toque que le da una textura vivaz a esta ¡receta fantástica!