San Pellegrino Fruit Beverages

TIERRA

 

La tierra en la que cultivar los cítricos es especialmente importante, ya que sin algunas de sus características no existirían estas maravillosas frutas. De las partículas del terreno depende la infiltración del agua y por ende la vida de cada uno de los cítricos. Así pues, la estructura del terreno adopta un papel determinante en la producción de cítricos.

 

Cuanto más pequeñas son las partículas sólidas del terreno en las que se cultivan los cítricos, más reducidos serán los espacios vacíos. Esto es positivo para la maduración de los cítricos, ya que un exceso de microporos ralentiza la infiltración del agua en la tierra, lo que también impide la circulación del aire, creando un ambiente desfavorable para la planta. Gracias a la estructura de las partículas más pequeñas por las que está formado el terreno, se dará una agregación con la consiguiente formación de grumos, que conllevará una mejora del terreno para la vida de las raíces.

 

Para el correcto cultivo de los cítricos, la tierra deberá carecer de hierbas infestantes, ya sea para otorgar a las plantas la suficiente cantidad de agua y aire, ya sea para permitir también a la luz del sol envolverlas desde la raíz hasta la copa.