San Pellegrino Fruit Beverages

CHILES RELLENOS

 

Pequeños chiles rojos relativamente picantes constituyen una base versátil para un gran número de platos renombrados de Calabria, la región famosa por su cocina picante.

 

Rellenos de atún, alcaparras y anchoas, estos pimientos tienen un sabor que se confunde con el relleno cremoso sin abrumar con un excesivo picor y, por tanto, permiten disfrutar de un fantástico aperitivo o una guarnición para acompañar cualquier comida.

Incorpóralos a un proyecto de fin de semana y da un toque de Calabria a tu mesa.

 

 

ORÍGENES

 

Se considera que los chiles llegaron a Italia a comienzos del siglo XVI. Muchos platos italianos incorporan los chiles como aroma, habitualmente en su forma seca, pero su uso está especialmente extendido en la cocina calabresa.

 

Los chiles juntados en ramilletes adornan los hogares calabreses a finales de verano, donde se dejan secar al sol, o se conservan en aceites; es habitual encontrar chiles en aceites utilizados en platos de pasta, así como frascos llenos de chiles rellenos en la despensa de la casa de un calabrés.

 

 

RECETA

 

Los chiles rellenos no son difíciles de preparar, pero ten en cuenta que una vez ligeramente hervidos en el vinagre y el vino, se necesitan unas cuantas horas para que se sequen completamente sobre papel de cocina.

 

Realiza este primer paso lo más temprano en el día, para terminar los chiles por la tarde, o bien déjalos secar durante la noche, para tenerlos listos la mañana siguiente. Hervir los chiles les quita algo de picor, mientras que se ablandan y cobran algo más de sabor, lo cual es perfecto para la mezcla cremosa de atún.

 

INGREDIENTES

 

Para llenar 2 frascos de 1 litro de capacidad

 

  • 500 g de chiles redondos pequeños (cascabel)
  • 20 g de anchoas en aceite, escurridas
  • 20 g de alcaparras
  • 400 g de atún en aceite, escurrido
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 taza de vinagre blanco
  • 1 taza de vino blanco (o agua)
  • 2 hojas de laurel
  • sal

 

 

 

 

Los chiles utilizados en esta receta son los llamados a menudo 'chiles cascabel' o 'Peperoncini Calabresi' en Italia, pero va bien cualquier variedad similar que ofrezca una espaciosa cavidad y no sea excesivamente picante.

Para una experiencia de aperitivo completa, sirve los chiles rellenos junto a una focaccia o unas mozzarella en carroza.

 

 

PREPARACIÓN

 

Lava cuidadosamente los chiles. Corta las puntas y quita las semillas por completo, vacía sus cavidades de las semillas y de toda la médula blanca.

En una olla mediana, vierte el vino y el vinagre, agrega las hojas de laurel y haz hervir.

Añade los chiles al líquido y deja hervir durante 3-4 minutos a fuego medio.

Retira los chiles y escúrrelos sobre un paño limpio o papel de cocina. Deja secar completamente los pimientos durante 3-4 horas o durante la noche.

Pica finamente las alcaparras y las anchoas y ponlas en una batidora junto con el atún escurrido. Revuelve hasta que la mezcla esté suave y tenga una textura cremosa.

Con una cuchara pequeña, rellena los chiles con la mezcla de atún.

Sírvelos inmediatamente o, en alternativa, consérvalos en aceite: coloca con cuidado los chiles rellenos en los frascos esterilizados, a prueba de calor, poniéndolos de manera que los extremos abiertos de los chiles miren hacia arriba.

Llena los frascos con aceite de oliva, de manera que todos los chilles estén cubiertos de aceite.

Cierre la tapa herméticamente y en una olla grande llena de agua hirviendo, hierve los frascos durante 15 minutos. Deja que se enfríen y guárdalos en un lugar fresco, seco y alejado de la luz directa.

Si bien conservados, los chiles deben durar un par de meses. Una vez abierto el frasco hay que consumirlo en un par de días.

 

 

DATOS INTERESANTES

 

¿Sabes que en una localidad de Calabria llamada Diamante, se celebra un festival anual dedicado a los chiles picantes, que allí se llaman Peperoncino?

Desde 1992, durante 4-5 días en septiembre, decenas de miles de visitantes acuden en esta pequeña localidad para participar en eventos como el concurso anual de comer chiles, cine, teatro y exposiciones de artes, y conocer la enorme variedad de productos regionales presentados en el mercado que se extiende a lo largo del paseo marítimo.

Echa un vistazo a los productos con nombres como "Bomba Calabrese' , que literalmente significa "bomba calabresa" que incorpora los chiles más picantes en una pasta que es ¡tan adictiva como picante!